Tuesday, September 12, 2006

Consecuencias

La relación entre el hábito de fumar y el desarrollo de numerosas enfermedades graves se encuentra cada vez más clara. Esto ha provocado un aumento de las consultas en la comunidad sanitaria y de salud mental.
La OMS considera una adicción a la dependencia al tabaco. Este tipo dependencia, así como muchas otras, debe ser atendida adecuadamente, ya que la nicotina puede llegar a controlar algunos aspectos importantes del comportamiento de una persona.
Al igual que otras sustancias euforizantes (alcohol y cocaína), el tabaco es capaz de producir efectos que intervienen en el estado de ánimo de la persona y con su privación desencadena un comportamiento de búsqueda de la sustancia.
Las personas fumadoras de cigarrillos tienen una expectativa de vida considerablemente disminuida con respecto al resto de la población. Algunos autores han estimado que se pierden 5,5 minutos de vida por cada cigarrillo que se ha fumado. En una persona de 30 - 35 años de edad que fuma dos paquetes de cigarrillos diarios, la expectativa de vida disminuye entre 8 - 9 años, en relación a una no fumadora de la misma edad.



Consecuencias
No ha podido establecerse ampliamente, a diferencia de otras adicciones, que el tabaquismo provoque trastornos psicológicos importantes, aparte del impulso o la necesidad de consumirlo y lo dificultoso que resulta abandonarlo.
El humo del cigarrillo contiene una inmensa cantidad de sustancias tóxicas, entre ellas el monóxido de carbono (CO). El CO tiene gran afinidad por la hemoglobina, componente del glóbulo rojo que transporta el oxígeno a los tejidos, por lo que los glóbulos rojos de las personas fumadoras pierden un 15% de la capacidad de transportar el oxígeno. Esto puede lesionar al corazón y el sistema circulatorio. También pueden encontrase otros gases como el óxido nitroso y el óxido de hidrógeno, responsables de la tos y la disminución del pasaje de aire por los bronquios.
El alquitrán es una sustancia carcinógena absoluta que provoca y fomenta el desarrollo de diversos tumores.
La nicotina produce un aumento de la frecuencia cardiaca, de la presión arterial, del gasto cardiaco y del consumo de oxígeno en los tejidos.
El riesgo de padecer un cáncer de pulmón es 10 veces mayor en una persona fumadora, y en los fumadores intensos (2 ó más paquetes por día) el riesgo es 15 a 25 veces mayor.
Los hijos de madres fumadoras tienen un peso menor al nacer en comparación a los hijos de madres no fumadoras.




Tratamiento
Actualmente existe una gran variedad de intervenciones para ayudar al tabaquista a abandonar su hábito, muchos de los cuales tienen mejores resultados a largo plazo, entre los 6 y los 12 meses. Numerosos estudios han demostrado que los tratamientos que incorporan enfoques en el cambio del comportamiento de la persona son los que ofrecen mayor posibilidad de éxito.
Ultimamente se ha incorporado el uso terapias de sustitución con nicotina, en forma de chicles y parches.
Para que el tratamiento sea efectivo deben cumplirse tres etapas: • Compromiso a abandonar el hábito y establecimiento de objetivos. • Cambio inicial: base principal del tratamiento, incluye la terapia de grupo, sustitución con nicotina, técnicas de control del comportamiento y relajación, seguimiento individual, etc. • Mantenimiento del abandono del hábito: principalmente preparándose para afrontar los síntomas de la abstinencia, ya que muchas de las personas que recaen tienen por lo menos un síntoma de la abstinencia a la nicotina.
Este último es muy importante, ya que es responsable de que el 70% de los que dejan de fumar recae en ese mismo año.

Historia del Tabaquismo

Los primeros europeos que llegaron al continente americano observaron que los indígenas fumaban en pipa las hojas del tabaco, e introdujeron esta práctica en Europa a mediados del siglo XVI. Casi todo el tabaco se consumía en pipas, puros o como rapé. Este modelo cambió a comienzos del siglo XX, cuando cada fumador venía consumiendo más de mil cigarrillos al año. La actitud general de la sociedad era que el tabaco aliviaba tensiones y no tenía efectos nocivos. Durante la II Guerra Mundial los médicos recomendaban enviar cigarrillos a los soldados, por lo que se incluyeron en los lotes de raciones.
Sin embargo, los epidemiólogos no tardaron en observar que el cáncer de pulmón, poco frecuente antes del siglo XX, había aumentado de forma considerable a comienzos de la década de 1930. Algunas organizaciones iniciaron estudios comparando las muertes de fumadores con las de no fumadores durante un periodo de varios años, ya sea que murieran de cáncer o de otras causas. Por otro lado, los estudios experimentales con animales demostraron que muchas de las sustancias químicas contenidas en el humo del cigarrillo son carcinógenas. En 1962, el gobierno de Estados Unidos eligió un grupo de diez científicos para que analizaran las pruebas de que disponían. Sus conclusiones quedaron incluidas en el informe general sobre sanidad de 1964, donde se afirmaba que “fumar es un riesgo para la salud de suficiente importancia como para justificar la necesidad de acciones apropiadas para remediarlo”.
La primera medida que se tomó fue incluir en 1964 una advertencia en las cajetillas. Esta advertencia se reforzó en 1969 hasta quedar así: “Las Autoridades Sanitarias advierten que el tabaco perjudica seriamente la salud”. Desde 1971 se prohibió todo tipo de publicidad de cigarrillos en radio y televisión. En las décadas de 1970 y 1980 varias ciudades y estados aprobaron leyes que exigían espacios reservados para no fumadores en los lugares públicos y de trabajo. En febrero de 1990 una ley federal prohibió fumar en todos los vuelos nacionales cuya duración fuera inferior a seis horas. En Europa la situación ha sido similar incluyendo en las cajetillas la advertencia de que fumar es perjudicial para la salud y prohibiendo fumar en los lugares públicos. Estas medidas van encaminadas a erradicar este hábito tan perjudicial.

Los riesgos del fumador pasivo

Artículo del 11.02.04 que publicó el Diario "La Voz del Interior" en el suplemento de salud, que ocupó las 2/3 partes de la página: www.lavozdelinterior.com.arSe destaca la gran colaboración del periodista J. Londero, que colabora con nuestra causa.

* Por Manuel Nogales Mendoza


El fumador pasivo es aquella persona que no fuma, pero que está obligada a respirar un aire cargado de humo de tabaco, en espacios cerrados (oficinas, lugares públicos o en casa). El denominado "humo de segunda mano" incluye dos tipos de humo: el que exhala el fumador y el que general el cigarrillo cuando se quema.Esta mezcla contiene más de 4.500 sustancias de las cuales más de 40 son reconocidas causantes del cáncer en los seres humanos o animales y muchos son fuertes irritantes. El humo de segunda mano se denomina también humo ambiental de tabaco, y la exposición a él se conoce como fumar involuntario o fumar de forma pasiva.

Se estima que una persona que respira el humo presente en un ambiente con fumadores recibe el daño equivalente a fumar un cigarrillo por hora. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) clasificó el humo de segunda mano como reconocido causante del cáncer al pulmón en los seres humanos (carcinógeno del Grupo A). Esa agencia calcula que en Estados Unidos, el fumar de forma pasiva provoca anualmente aproximadamente tres mil muertes de cáncer en personas que no fuman.

La exposición al humo de segunda mano irrita la nariz, los ojos y la garganta. También puede irritar los pulmones, resultando en tos, exceso de flema, molestias de pecho y función pulmonar reducida. El humo de segunda mano puede afectar el sistema cardiovascular. Una persona que este casada con un fumador tiene un 30 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, que una persona que viva con un no fumador.


Niños en peligro
El humo de segunda mano es un riesgo serio para la salud infantil. La exposición al humo de segunda mano afecta seriamente los pulmones de los niños pequeños que están en proceso de desarrollo. Entre los más seriamente afectados por esta exposición están los bebés y los hijos pequeños de padres fumadores, para quienes aumenta el riesgo de infecciones, en el sistema respiratorio inferior, como la pulmonía y la bronquitis, incrementando las hospitalizaciones anuales. También aumenta la posibilidad de que estos niños sufran una disminución de la función pulmonar y síntomas de irritación respiratoria, como la tos, exceso de flema y el respirar asmático. Asimismo, puede provocar una infección del oído medio, el causante más común de la hospitalización quirúrgica infantil.

Los niños asmáticos corren especial riesgo. Se calcula que cientos de miles de ellos sufren un aumento de episodios y severidad sintomática y que muchos estos pacientes empeoran debido al humo de segunda mano. También puede ser ésta la causa de que miles de niños que no sufren de asma, la contraigan todos los años.

Otro riesgo a tener en cuenta es la intoxicación pasiva del feto, cuando la embarazada no es fumadora pero convive con fumadores. Este problema es tan importante que en algunos países esta prohibido fumar en lugares donde hay una embarazada.


Mensaje para el fumador
En este momento es difícil ser fumador. A medida que el público toma conciencia de que fumar no sólo presenta un peligro para él sino también para los demás, las personas que no fuman, comienzan a expresarse con más franqueza y los fumadores están resultando un grupo desaprobado.


Si decide fumar, he aquí algunas cosas que puede hacer para proteger a quienes lo rodean:
- No fume cerca de los niños. Sus pulmones son muy susceptibles al humo.
- Si está embarazada deje de fumar.
- Forme parte activa en el desarrollo de la política para fumar en su empresa. Fomente el establecimiento de programas para dejar de fumar para los interesados.
- Mantenga su hogar sin humo. Dado que el humo permanece en el aire, puede exponerlos aunque no estén presentes cuando usted fuma.
- Si es necesario que fume en el interior, limítese a hacerlo en un cuarto ventilado con las ventanas abiertas.
- Someta su casa a pruebas de radón. La contaminación de radón en combinación con el humo producido al fumar es un riesgo mucho más grande para la salud que cada uno por sí solo.
- En un automóvil no fume con las ventanillas cerradas si lleva pasajeros.
La concentración alta de humo en un compartimiento pequeño y cerrado aumenta considerablemente la exposición de los demás pasajeros.

Muchas personas dejan de fumar, la mayoría lo logran por sí solos, sin la ayuda de un programa ni medicamentos. Pero si no puede, existe ayuda.
Puede ser que en su empleo le ofrezcan un tratamiento, o pídale consejo a su médico.

En la casa:

- No fume en su casa, ni permita que otros lo hagan.
- Si un miembro de su familia insiste en fumar en el interior de la casa, aumente la ventilación del lugar donde se fuma. Abra ventanas o use extractores de humo.
- No fume en presencia de menores, especialmente bebés o niños de edad preescolar, ya que son especialmente susceptibles a los efectos del humo del tabaco.

Donde haya niños:
- No permita que las niñeras ni otras personas que trabajan en su hogar fumen dentro de la casa o cerca de sus niños.
- Averigüe las normas para fumar de quien cuida a sus hijos durante el día, niñeras, guardería infantil, escuela, entre otros.
- Ayude a otros padres a comprender el serio riesgo que corre la salud infantil por el humo de segunda mano. Colabore con sus asociaciones de padres y maestros, su junta escolar, líderes comunitarios y otros ciudadanos interesados en lograr que el medio ambiente de su niño esté libre de humo.


¿Que hacer en el trabajo?
Es recomendable que toda empresa tenga normas para fumar que protejan efectivamente a quienes no fuman de la exposición involuntaria al humo de tabaco. Muchas empresas y organizaciones ya tienen normas establecidas pero varía su efectividad. Simplemente con separar a los que fuman de los que no fuman, como en la cafetería, se puede reducir la exposición, pero, aun así, éstos últimos estarán expuestos al humo que vuelve a circular o al que se filtra a los lugares de no fumar.

Dos opciones que protegerán efectivamente al que no fuma son:
- Prohibir que se fume en el interior o limitarlo a cuartos especialmente diseñados, así evitando que el humo se escape a otras partes del edificio.
- Los costos de establecer cuartos diseñados para este propósito varían según el edificio y posiblemente resulten más costosos que eliminar el fumar totalmente.

Si se permite fumar en el interior de un edificio, deberá ocurrir en un cuarto que cumpla ciertas condiciones. El aire del cuarto para fumar debe ser extraído directamente hacia el exterior por un extractor. No debe volver a circular en otras partes del edificio. Es necesario que la cantidad de aire que se extrae del cuarto sea mayor que la cantidad que recibe, asegurando así que el humo de segunda mano no se filtre a los lugares cercanos.

Los programas para dejar de fumar patrocinados por las empresas forman parte importante de cualquier norma general para fumar. Si se permite fumar en lugares designados al aire libre, estos no deben ubicarse cerca de las puertas (o cerca de las tomas de aire del sistema de ventilación) donde los que no fuman se vean obligados a cruzar el humo de los fumadores congregados cerca de las puertas. Algunas empresas han instalado lugares al aire libre con refugios y ceniceros para la comodidad del fumador. Con estas medidas la empresa se protegerá de los posibles juicios de los empleados que no fuman, que en otras circunstancias, estarían afectados por la contaminación de los que fuman.
(*) Médico experto en tabaquismo

Fumar y sus consecuencias


Fumar y sus consecuencias

¿Por qué dejar de fumar?¿Cuáles son los beneficios físicos?¿Qué hacer para dejar de fumar?


¿Por qué se considera que fumar es una adicción?
Dentro de las sustancias que contiene el cigarrillo está presente la nicotina, que es la droga responsable de producir la adicción.
Cuando se fuma, la nicotina pasa a la circulación y llega al cerebro. Los niveles en sangre de dicha sustancia bajan a la mitad en los primeros 30 minutos y esto explica en parte la necesidad del fumador de pitar frecuentemente. El cuerpo desarrolla tolerancia a la nicotina y entonces se necesitan cada vez más cigarrillos para conseguir el mismo efecto.

¿Por qué las personas empiezan a fumar?
Las personas empiezan a fumar, casi siempre en la adolescencia, por diferentes razones:
La presión del grupo: muchas personas, principalmente los jóvenes, se preocupan por su apariencia, no quieren ser diferentes, si sus amigos fuman ellos también deben fumar para sentirse aceptados.
Los mensajes publicitarios engañosos: en revistas, televisión, radio, etc, hacen creer a la gente que fumar es beneficioso y que se van a ver mejor fumando.
Inseguridad: algunas personas deciden fumar para tratar de sentirse relajados o cuando están con otras personas.
La preocupación del peso corporal: mucha gente fuma porque cree erróneamente que si deja aumentará mucho de peso.

¿Cuáles son los problemas de salud relacionados con fumar?
Se ha comprobado que fumar produce riesgos específicos para la salud:
Adicción a la nicotina.
Disminución de los sentidos del olfato y gusto.
Menor capacidad física, dolores de cabeza, contracturas, tos, asma, resfríos y bronquitis frecuentes.
Osteoporosis, menopausia temprana, arrugas en la piel, impotencia sexual.
En el embarazo, incremento de muerte fetal, parto prematuro, niños de bajo peso al nacer y síndrome de muerte súbita en el lactante.
Ateroesclerosis y enfermedad vascular: angina de pecho, infarto cardíaco, hipertensión arterial, aneurisma, infartos cerebrales.
Enfermedades de la boca y dientes incluyendo el cáncer oral.
Otros tipos de cáncer: mama, cuello uterino, pulmón, vejiga, riñón y páncreas.

¿Cuáles son los beneficios físicos si uno deja de fumar?
1. En los primeros días mejora la oxigenación del cuerpo y hay menos cansancio, contracturas y dolor de cabeza y hay más capacidad física.
2. En las primeras semanas mejora el gusto, olfato, la textura de la piel y disminuyen el asma, bronquitis y resfríos.
3. En lo primeros meses disminuye muchísimo el riesgo de problemas vasculares como los infartos cardíaco y cerebral, mejoran el enfisema y la bronquitis crónica y puede mejorar la vida sexual.
4. En los primeros años, y cada día más, disminuye el riesgo de tener cánceres por el cigarrillo y mejora la osteoporosis.
5. En el embarazo, el riesgo para el feto y el recién nacido disminuye muchísimo.

¿Qué tan peligroso es ser fumador pasivo?
Los no fumadores que respiran regularmente humo de cigarrillo (en casa o en el trabajo) tienen riesgos específicos para la salud que incluyen:
Mayor riesgo de cáncer de pulmón, enfisema e infarto cardíaco que las personas que no son fumadoras pasivas.
En niños aumenta la frecuencia de bronquitis, neumonía, asma y muerte súbita del recién nacido

¿Cómo hacer para dejar de fumar?
Dejar de fumar es una tarea física y mental. La persona debe prepararse y estar convencida de querer intentar dejar por sus propias razones. Algunas motivaciones para dejar el cigarrillo son tan importantes como dar un ejemplo a hijos y nietos, aumentar (sin importar la edad) el rendimiento físico, no depender del cigarrillo, prevenir enfermedades, evitar problemas en el embarazo, ahorrar dinero, etc.

Consejos prácticos para dejar de fumar:
Piense por qué quiere dejarlo.
Elija una fecha para dejar de fumar (no sirve dejar "de a poco").
Pida apoyo a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.
Coma de forma equilibrada, beba mucha agua y no tome bebidas alcohólicas en exceso.
Realice actividades que mejoren el estrés (ejercicio, yoga, recreación, etc).
Existen medicamentos, utilizados en todo el mundo y de comprobada eficacia, que ayudan a superar el periodo de abstinencia (falta de cigarrillo).
Únase a un grupo para dejar de fumar o visite a su médico de cabecera, es mejor intentarlo con ayuda profesional.

Noticia


LEY ANTITABACO : EL 1º DE OCTUBRE ENTRA EN VIGENCIA LA NUEVA NORMA SANCIONADA POR LA LEGISLATURA

En un mes, más restricciones para los fumadores en la Ciudad

No se podrá fumar en bares, restoranes y otros negocios. Sólo podrán habilitar espacios especiales los que tengan más de 100 metros cuadrados. No multarán a los clientes, pero sí a los dueños de los locales.
Pablo Novillo
pnovillo@clarin.com

Dentro de un mes, fumar ya no será un placer tan genial, sensual, como dice el tango. Es que entrará en vigencia la "ley antitabaco" porteña: en los bares, restoranes, shoppings, locutorios, cibercafés y todo establecimiento privado con acceso al público quedará prohibido fumar, salvo en determinados salones especialmente preparados.
La primera parte de la norma empezó a correr en marzo, cuando se prohibió el cigarrillo en los edificios públicos de la Ciudad. Desde el 1º de octubre llegará el turno de los privados. En primer lugar, la ley castiga el consumo de tabaco en bares y restoranes cuya superficie no alcance los 100 metros cuadrados. Sólo aquellos establecimientos que tengan un salón más grande (sin contar la cocina, los baños y otras instalaciones) podrán disponer un espacio para fumadores, de no más del 30% del total.
Además, los shoppings, hoteles y boliches podrán habilitar salones especiales, pero que deberán estar "apartados físicamente del resto de las dependencias". Sólo las cárceles, los neuropsiquiátricos y los salones de fiesta (siempre que sean utilizados para festejos privados) quedarán exceptuados de esta prohibición, al igual que los clubes para fumadores y las tabaquerías con áreas para degustación, los que deberán sin embargo tener sistemas especiales de ventilación.
La ley también sube de 16 a 18 años la edad mínima para comprar cigarrillos. Y prohíbe, a partir de 2007, la publicidad de tabaco en la vía pública. Además, los negocios deberán colocar carteles informando que dentro de ellos no se permite fumar.
El cigarrillo aumenta la posibilidad de sufrir cáncer de pulmón y mata a unos 40.000 argentinos por año, de los cuales 6.000 son fumadores pasivos. La campaña contra el tabaco creció en todo el mundo en los últimos años. Desde hace una década, las aerolíneas impiden fumar en sus vuelos. En nuestro país, la tendencia antitabaco creció hace poco, sobre todo desde que el Gobierno nacional empezó a insistir con el tema. En Córdoba y Rosario, por ejemplo, ya rigen normas en este sentido, e incluso aparecieron "clubes de fumadores", donde los adictos al tabaco tratan de resistir la prohibición.
La ley porteña surgió dentro de esta corriente. Sus impulsores fueron Helio Rebot (kirchnerista) y Paula Bertol (macrista, hoy diputada nacional). El proyecto original era aún más severo y proponía la prohibición total, pero se consensuaron algunas excepciones (no impedir que la gente fume en sus oficinas particulares, por ejemplo), y así la ley fue aprobada por 49 votos contra tres, el 29 de setiembre pasado.
Según fuentes del Gobierno porteño, la ley no necesita reglamentación porque "es clara en sí misma". El único punto que sí se reglamentará en el próximo mes es la unidad de aplicación, que serán los ministerios de Salud y Gobierno.
El de Salud deberá informar sobre los alcances de la norma. En esa cartera aseguraron que "al menos una semana antes de que empiece a regir la ley" lanzarán una campaña en las calles y los medios de comunicación.
Luego vendrán las sanciones. Si una persona es descubierta fumando donde no se puede, el propietario de ese local sufrirá de $ 500 a $ 2.000 de multa, salvo que eche al fumador o lo obligue a apagar el cigarrillo. Si éste se negara, el responsable del comercio podrá llamar a la Policía. A su vez, el Ministerio de Gobierno deberá controlar a los establecimientos, que son miles. Para ello usará a unos 200 de sus inspectores.
La mayoría de la gente no parece tener muy en claro de qué se trata esta ley, aunque algunos comerciantes parecen apoyarla. "Hay socios que ya prohíben a los clientes fumar en sus locales. Y el resto se mostró a favor de la iniciativa. No creo que haya grandes problemas para cumplirla", aseguró Irene Cétolo, gerente de la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Afines.

Monday, September 11, 2006

Ley Nº 23.344: El fumar es perjudicial para la salud

Artículo 1º: Modifícase el artículo 1º de la Ley Nº 23.344, que quedará redactado de la siguiente forma:

Los envases en que se comercialicen tabacos, cigarrillos, cigarros u otros productos destinados a fumar llevarán en letra y lugar suficientemente visibles y en una superficie no menor a un diez por ciento (10 %) de la del total del envase, la leyenda “El fumar es perjudicial para la salud”.
Se establece la obligación de cambiar la ubicación, el color y el tamaño del mencionado cartel sanitario, en forma constante y periódica, dentro de un plazo no superior a los ciento ochenta (180) días.

Artículo 2º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.
FUNDAMENTOS

Señor Presidente:

En el año 1.999 conforme consta en el Expediente Nº 1941-D-99 presenté Proyecto de Ley en idéntico sentido que este y lo representé en los años 2.001 y 2.003 bajo Expedientes Nº 1094-D-01 y 60-D-03 respectivamente.

Dicho proyecto fue girado a la Comisiones de Acción Social, Industria, Comercio, Defensa del Consumidor, Prevención de Adicciones; y no fue tratado. Hoy me veo obligada a reeditarlo y es obvio que es necesario su tratamiento , aspirando se concrete su aprobación.

Recientes estudios realizados han mostrado que la principal causa de mortalidad en el país se debe a trastornos respiratorios y cardiovasculares y que uno de los principales factores de riesgo de las cardiopatías es el tabaquismo.

Son numerosas las acciones de control y de regulación que se llevan a cabo en la mayoría de los países a los fines de disminuir la cifras de consumo. En nuestro país la Ley Nº 23.344, la Resolución Nº 717/97 del Ministerio de Salud y Acción Social y la Disposición Nº 60/98 de la Subsecretaría de Transporte Aerocomercial, Fluvial y Marítimo, entre otras, son algunos ejemplos de esas acciones.

La Organización Mundial de la Salud define al tabaquismo como un problema frente al cual ninguna organización -en particular, las de promoción de la salud- puede permanecer indiferente, sino que deben colaborar con acciones y medidas pertinentes.

La mencionada Ley Nº 23.344 obliga a los fabricantes de cigarrillos y cualquier otro producto relacionado con el hábito de fumar, a colocar en sus envases un aviso sanitario que recuerde a los consumidores lo perjudicial que representa para su salud esa práctica. El presente Proyecto de Ley apunta a contribuir y mejorar el programa de tareas ya iniciado, tratando de impedir el acostumbramiento por parte del consumidor a la leyenda mencionada y al mismo tiempo, permitir y facilitar la vista del cartel sanitario cada vez que compre un producto.

Una de las características de la percepción es el ser selectiva, esto es, que la misma capta aquello que quiere captar y lo que no, lo deja de lado. Si a esto le agregamos la habituación que se produce en el ser humano por causa de la observancia repetida de un hecho, en este caso un mensaje, se concluye que la intención que acompaña a la acción queda desvirtuada. Por ello resulta necesario implementar medidas que contribuyan a atenuar las pérdidas de resultados: la rotación y el cambio de color y tamaño del aviso sanitario intentan superar esas cuestiones. Este simple hecho le agregaría a la difusión un elemento muy importante relativo a la prevención: la posibilidad cierta de la examinación del cartel sanitario por parte del consumidor.

Así, se intenta fortalecer en la población, a través de mayores medidas de promoción y protección de la salud, el concepto del daño que representa el hábito de fumar, a fin de disminuir los riesgos evitables de enfermar y morir por esa causa.

Por lo expuesto, considerando la plena vigencia del derecho a la salud para la población, solicito de los Señores Legisladores la aprobación del presente Proyecto de Ley.

Problemas del tabaquismo

El problema del tabaquismo tiene dos formas de presentarse en el aspecto legal:
1. Una es el FUMADOR afectado por la adicción a la nicotina desde joven y por enfermedades broncopulmonares y/o cardiovasculares, que puede accionar judicialmente contra las tabacaleras para reclamar reparación.
En este caso se plantea la libre decisión de la persona de fumar, la cual es invalidada por la adicción que se produce, negada reiteradamente por las tabacaleras a pesar de su evidencia.
El conocimiento sobre los daños que produce el tabaquismo en el fumador está científicamente fundamentado y aún así es siempre rechazado o minimizado por las empresas productoras, que en su publicidad han mostrado al cigarrillo como factor relacionado al éxito, al deporte, a la naturaleza, al aire puro, etc.
2. Otro es el caso del NO FUMADOR afectado en su salud por el humo de los cigarrillos de otras personas, generalmente en el lugar de trabajo. Por esta causa puede enfermarse sufriendo incapacidad y muerte, por bronquitis crónica, cáncer de pulmón, angina de pecho, infarto de miocardio, etc. Enfermedades en directa relación con el humo de tabaco.
Estas personas no fumadoras además de poder actuar sobre la responsabilidad de las tabacaleras tienen la vía abierta para solicitar la reparación de la empresa o institución oficial donde trabajan con compañeros y/o jefes fumadores, por no haber tenido la debida protección del humo de los demás.
Antecedentes legales en Argentina
La Constitución Nacional en su artículo 19 dice: “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan el orden y la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados.”
En articulo 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano.”
Ley Nacional N° 20.248 de Salud Pública. Protección del Ambiente Humano y Contaminación Ambiental. Sobre las fuentes capaces de producir contaminación atmosférica.
Ley Nacional N° 18.284: determina como norma general de las fábricas y comercios de alimentos la prohibición de fumar en los mismos.
Ley Nacional N° 23.344 de 1986 sobre envase, publicidad, menores de edad y materiales contenidos con el tabaco. Prohibe la publicidad del tabaco de 8 a 22 hs.
Ley Nacional N°22.285: “abstenerse de toda intervención escenificación que signifique la apología del delito o de la violencia, que aliente o contribuya a difundir vicios...”
Sintetizando:
El tabaco es una droga de uso legal y consumo masivo, que utilizado en forma regular produce graves daños a la salud, enfermedades y mortalidad prematuras. El humo de los cigarrillos afecta también a los no fumadores que se ven obligados a permanecer en el lugar por razones de trabajo o familiares.
Actualmente las etiquetas de cigarrillos traen una leyenda, no muy visible y en letra chica sobre que “Fumar es perjudicial para la salud”, impuesta para advertir a los fumadores. Pero también a las empresas les sirve para tratar de evitar juicios por el artículo 201 del Código Penal, que se aplica a “quien venda, entregue o distribuya mercaderías peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo.” Así se pretende soslayar el Código Penal al afirmar “no se disimula” el carácter nocivo del cigarrillo para la salud; pero esto no basta para hacer desaparecer la responsabilidad de las tabacaleras porque la información no es suficiente por las condiciones inadvertidas del grave riesgo implícito para la salud y la integridad física que supone el consumo de cigarrillos.
La legislación sobre tabaco en Córdoba en general limita la prohibición de fumar en lugares de atención al público, permitiendo que se fume en lugares de trabajo donde no llega al público, tal como sucede en los ámbitos médicos donde se fuma en los lugares de reunión compartidos con no fumadores. Una excepción sería la Universidad Nacional de Córdoba, cuyas normas indican que no se puede obligar a nadie a fumar.

Wednesday, September 06, 2006

Como dejar de fumar

Usted puede dejar de fumar
Guía del consumidor
Este folleto se trata de las maneras como puede recibir ayuda para dejar de fumar. Explica las mejores maneras como puede dejar de fumar y hacerlo para siempre. El folleto también indicia los nombres y las direcciones de las organizaciones que pueden proporcionarle ayuda y más información.
Toda la información contenida en este folleto está basada en investigación científica acerca de lo que le proporcionará la mejor posibilidad para dejar de fumar.
Nicotina: una adicción poderosa
Si alguna vez ha tratado de dejar de fumar, ya sabe lo difícil que esto puede ser. Es difícil debido a que la nicotina es una droga muy adictiva. Para algunas personas, puede ser tan adictiva como la heroína o la cocaína.
Dejar de fumar es difícil. Generalmente las personas lo intentan dos ó tres veces o incluso más, antes de lograrlo. Cada vez que intenta dejarlo, puede darse cuenta de lo que le ayuda y lo que le perjudica.
Dejar de fumar requiere de mucho trabajo y esfuerzo; pero, usted puede dejar de fumar.
Buenas razones para dejar de fumar
Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que hará jamás:
Vivirá más años y vivirá mejor.
Al dejar de fumar se reducirá la posibilidad de que sufra un ataque al corazón, una embolia o cáncer.
Si está embarazada, dejar de fumar aumentará la posibilidad de tener un bebé saludable.
Las personas que viven con usted, especialmente los niños, serán más saludables.
Tendrá dinero adicional para gastar en otras cosas y no en cigarrillos.
Cinco claves para dejar de fumar
Algunos estudios han demostrado que estos cinco pasos le ayudarán a dejar de fumar y hacerlo para siempre. Tiene más oportunidad de dejar de fumar si los utiliza a la vez:
Prepárese.
Obtenga ayuda.
Aprenda habilidades y conductas nuevas.
Obtenga medicamentos y úselos correctamente.
Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles.
1. Prepárese
Fije una fecha para dejar de fumar.
Cambie su medio ambiente.
Deseche todos los cigarrillos y los ceniceros de su casa, automóvil y lugar de trabajo.
No permita que las personas fumen en su casa.
Recuerde las ocasiones anteriores cuando intentó dejar de fumar. Piense en lo que funcionó y en lo que no funcionó.
Una vez que deje de fumar, no fume—áni siquiera una bocanada!
2. Obtenga apoyo y estímulo
Algunos estudios han demostrado que usted tiene una mejor oportunidad de tenir éxito si tiene ayuda. Puede obtener apoyo de muchas maneras:
Dígale a su familia, amigos y compañeros de trabajo que dejará de fumar y que desea su apoyo. Pídales que no fumen cerca de usted ni dejen cigarrillos a la vista.
Hable con su proveedor de cuidado médico (por ejemplo, médico, dentista, enfermera, farmacéutico, psicólogo o consejero para dejar de fumar).
Obtenga asesoría individual, de grupo o por teléfono. Mientras más asesoría reciba, mejores serán las posibilidades de que deje de fumar. Hay programas que se ofrecen en hospitales y centros médicos locales. Llame al departamento de salud para obtener información acerca de los programas disponibles en su área.
3. Aprenda habilidades y conductas nuevas
Trate de entretenerse con otra cosa cuando sienta ganas de fumar. Hable con alguien, salga a caminar u ocúpese con una tarea.
Al principio cuando deje de fumar, cambie su rutina. Utilice una ruta diferente para llegar al trabajo. Tome té en lugar de café. Desayune en un lugar diferente.
Haga algo para reducir la tensión emocional. Tome un baño caliente, haga ejercicio o lea un libro.
Planee hacer cada día algo que disfrute.
Beba mucha agua y otros líquidos.
4. Obtenga medicamentos y úselos correctamente
Hay medicamentos que pueden ayudarle a dejar de fumar y a reducir las ganas de hacerlo.
La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha aprobado cinco medicamentos para ayudarle a dejar de fumar:
Bupropion SR—disponible con receta.
Goma de mascar de nicotina—disponible sin receta.
Inhalador de nicotina—disponible con receta.
Atomizador nasal de nicotina—disponible con receta.
Parche de nicotina—disponible con receta y sin receta.
Pídale consejo a su proveedor de cuidado médico y lea cuidadosamente la información que se adjunta en el paquete.
Todos estos medicamentos le ofrecerán más o menos el doble de posibilidades de dejar de fumar y de hacerlo para siempre.
Todos los que tratan de dejar de fumar pueden beneficiarse con el uso de un medicamento. Si está embarazada o intenta embarazarse, si amamanta a su bebé, si tiene menos de 18 años de edad, si fuma menos de 10 cigarrillos al día o si tiene algún padecimiento médico, hable con su médico u otro proveedor de cuidado médico antes de tomar algún medicamento.
5. Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles
La mayoría de las recaídas suceden durante los primeros tres meses después de dejar de fumar. No se desanime si comienza a fumar de nuevo. Recuerde, la mayoría de las personas tratan varias veces de dejar de fumar antes de lograrlo. He aquí algunas situaciones difíciles de las cuales hay que estar al pendiente:
Alcohol. Evite las bebidas alcohólicas. El beber reduce las posibilidades de lograrlo.
Otros fumadores. Estar en donde hay personas fumando puede hacer que usted desee hacerlo.
Aumento de peso. Muchos fumadores aumentarán de peso cuando dejen de fumar, generalmente menos de 10 libras. Siga una dieta saludable y manténgase activo. No deje que el aumento de peso lo distraiga de su meta principal—dejar de fumar. Algunos medicamentos para dejar de fumar pueden retrasar el aumento de peso.
Mal humor o depresión. Hay muchas formas de mejorar su estado de ánimo en lugar de hacerlo fumando.
Si está teniendo problemas con alguna de estas situaciones, hable con su médico u otro proveedor de cuidado médico.
Situaciones o condiciones especiales
Algunos estudios sugieren que todos podemos dejar de fumar. Su situación o condición puede darle una razón especial para dejar de fumar.
Mujeres embarazadas o mamás nuevas: Al dejar de fumar, protege la salud de su bebé y la suya.
Pacientes hospitalizados: Al dejar de fumar, reduce los problemas de salud y ayuda a la curación.
Pacientes de ataque al corazón: Al dejar de fumar, reduce el riesgo de un segundo ataque al corazón.
Pacientes de cáncer en los pulmones, la cabeza y el cuello: Al dejar de fumar, reduce la probabilidad de un segundo cáncer.
Padres de niños y adolescentes: Al dejar de fumar, protege a sus niños y adolescentes contra las enfermedades causadas por el humo de segunda mano.
Preguntas en qué pensar
Piense en las siguientes preguntas antes de tratar de dejar de fumar. Quizá desee hablar acerca de sus respuestas con su proveedor de cuidado médico.
1. ¿Por qué desea dejar de fumar?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
2. Cuando trató de dejar de fumar en el pasado, ¿qué le ayudó y qué no le ayudó?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
3. ¿Cuáles serán las situaciones más difíciles para usted después de dejar de fumar? ¿Cómo planeará manejarlas?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
4. ¿Quién puede ayudarle en los momentos difíciles? ¿Su familia? ¿Sus amigos? ¿El proveedor de cuidado médico?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
5. ¿Qué placeres obtiene cuando fuma? ¿De qué manera puede continuar obtener placer cuando deje de fumar?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
He aquí algunas preguntas para hacérselas al proveedor de cuidado médico.
1. ¿Cómo puede ayudarme para lograr dejar de fumar?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
2. ¿Cuál medicamento cree que sería el mejor para mí y cómo debo tomarlo?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
3. ¿Qué debo hacer si necesito más ayuda?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
4. ¿Cómo es la desintoxicación del cigarrillo? ¿Cómo puedo obtener información acerca de la desintoxicación?____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
Dejar de fumar requiere de mucho trabajo y esfuerzo; pero, usted puede dejar de fumar.
Recursos adicionales
Usted puede comunicarse con estas organizaciones para obtener más información acerca de fumar cigarrillos y de cómo dejar de fumar.
Para obtener información general:
American Heart Association(Asociación norteamericana del corazón)7272 Greenville AvenueDallas, TX 75231(800) AHA-USA1 (242-8721)
American Cancer Society(Sociedad norteamericana del cáncer)1599 Clifton Road, NEAtlanta, GA 30329(404) 320-3333
American Lung Association(Asociación norteamericana del pulmón)1740 Broadway, 14th FloorNew York, NY 10019(212) 315-8700
National Cancer Institute(Instituto nacional del cáncer)Bethesda, MD 20892(800) 4-CANCER (422-6237)
Para mujeres embarazadas:
American College of Obstetricians and Gynecologists(Colegio norteamericano de obstétricos y ginecólogos) 409 12th Street, SWWashington, DC 20024(202) 638-5577
Para obtener más información
La información de este folleto se tomó de Treating Tobacco Use and Dependence (Tratamiento del uso y la dependencia del tabaco), una guía de práctica clínica patrocinada por el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos. Esta guía fue desarrollada por un panel no federal de expertos patrocinados por un consorcio que se compone de organizaciones federales, gubernamentales y no lucrativas:
Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la investigación y el majoramíento de la calidad de la salud, AHRQ).
Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el control y la prevención de enfermedades, CDC).
National Cancer Institute (Instituto nacional del cáncer, NCI).
National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto nacional del corazón, el pulmón y la sangre, NHLBI).
National Institute on Drug Abuse (Instituto nacional del abuso de drogas, NIDA).
Robert Wood Johnson Foundation (Fundación Robert Wood Johnson, RWJF).
University of Wisconsin Medical School's Center for Tobacco Research and Intervention (Centro para la investigación e intervención del tabaco de la Escuela de Medicina de la Universidad de Wisconsin, CTRI).
Para obtener información acerca de la guía o para pedir más ejemplares de este folleto, llame sin costo a las siguientes organizaciones:
Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ)800-358-9295Centers for Disease Control and Prevention (CDC)800-CDC-1311 (800-232-1311)National Cancer Institute800-4-CANCER (800-422-6237)
La guía también está disponible en línea mediante el sitio Web de
http://www.surgeongeneral.gov/tobacco/default.htm

adios al cigarrilo

Una de las conclusiones más recientes sobre el tabaquismo es que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Esto pues la disminución de los riesgos para la salud se experimenta a toda edad y ni bien se abandona el hábito. Los grupos de autoayuda y los tratamientos farmacológicos son buenos aliados.Según una investigación de las unidades de Ensayos Clínicos y Estudios Epidemiológicos de la Radcliffe Infirmary en Oxford (Inglaterra), publicado en la revista médica inglesa British Medical Journal, las personas que dejan de fumar (incluso aquellas de 50 ó 60 años) evitan en gran medida los riesgos de desarrollar cáncer de pulmón: Más aún, si el fumador deja el hábito a una edad temprana, evita el 90 por ciento de los riesgos asociados al tabaco. ¿Cuáles son, entonces, los riesgos para la salud que conlleva el hábito de fumar? Según estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en el mundo, ocasiona más muertes que el SIDA, los accidentes de tránsito, la violencia y el consumo de alcohol y drogas ilícitas juntos. El cigarrillo es el principal factor de riesgo de los problemas coronarios, las afecciones cerebrovasculares y el cáncer; y se ha demostrado su vinculación con al menos 52 enfermedades.

Trabajo de equipo
Una de las alternativas terapéuticas a las que pueden recurrir aquellas personas que quieren dejar de fumar pero no pueden hacerlo solos son los grupos de autoayuda que trabajan específicamente sobre el tema del tabaquismo. En estos grupos, generalmente coordinados por ex fumadores, se trabaja y se comparten con los integrantes del grupo las distintas dificultades que experimenta cada uno de los concurrentes para dejar el hábito. El apoyo del grupo y las tácticas y estrategias que aportan los coordinadores brindan una red de contención social y las armas necesarias para hacerle frente a dicha empresa. Los grupos de autoayuda de Lalcec, en Argentina, son un ejemplo. En Lalcec se trabaja con énfasis en lo psicológico. Algo le sucede al fumador con el cigarrillo, y quienes lo acompañan en el abandono de la adicción tratan de descubrir en qué fisura de la personalidad le quedó encendido el cigarrillo que no puede apagar. Existen cigarrillos que son más difíciles de abandonar que otros, los más fáciles de dejar son los que una persona fuma cuando ve a alguien fumando. Pero después hay otros, atrincherados, con otros significados para el fumador.

Lucha cuerpo a cuerpo contra la nicotina
El tratamiento farmacológico del tabaquismo generalmente está reservado para aquellas personas que han intentado dejar de fumar y no pueden lograrlo. Si una persona decide dejar de fumar y no puede hacerlo sola, puede recurrir entonces a grupos de autoayuda; si aun así no pude lograr su cometido de dejar este insalubre hábito, existe una última línea de contención que es el tratamiento farmacológico. La necesidad de recurrir a alternativas farmacológicas para dejar de fumar se explica por el hecho de que, como sostiene la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, el cigarrillo es el vehículo más tóxico y adictivo para la administración de una droga cuyos efectos suelen ser subestimados por la industria tabacalera: la nicotina. Esta es una sustancia triplemente adictiva: genera una dependencia gestual, ya que al repetirse innumerables veces la acción de fumar un cigarrillo ésta se vuelve un mecanismo automático; una dependencia física, en tanto el consumo de nicotina se convierte en una necesidad del organismo; y psíquica, relacionada con la capacidad de regular el estado de ánimo de la persona que cumple la nicotina en un fumador habitual.
Es por eso que cuando éste último deja de fumar, aunque sólo sea por unas pocas horas, experimenta los síntomas de la abstinencia de la nicotina: irritabilidad, frustración, ira, ansiedad, aumento del apetito, deterioro de la capacidad cognoscitiva y reducción de la frecuencia cardíaca. Y estos síntomas son, precisamente, los que empujan al fumador a volver al cigarrillo. Muchas veces es la misma familia del fumador la que lo induce a volver a fumar, ya que prefiere el cigarrillo que tener que soportar sus cambios de humor. El tratamiento farmacológico del tabaquismo se asienta en dos pilares: los sustitutos de nicotina y los psicotrópicos. La sustitución de nicotina se utiliza cuando el paciente tiene una adicción importante, mientras que los psicotrópicos sirven para regular el humor de la persona y calmar la parte del síndrome de abstinencia que no calman los sustitutos de nicotina. Como todas las drogas, la nicotina que se administra mediante sustitutos farmacológicos no es inocua, advierte Verra, produce un aumento de la frecuencia cardíaca, de la vasoconstricción y del consumo de oxígeno, pero de todas formas estos tratamientos no suelen durar más de 2 o 3 meses, y ofrecen una alta probabilidad de éxito: alrededor del 60% deja de fumar cuando finaliza el tratamiento, y un 45% sigue sin fumar después de un año.

Las primeras preguntas
El tabaquismo es uno de los factores de riesgo más importantes para el padecimiento de numerosas enfermedades, entre las que se destacan las cardiovasculares y el cáncer. No sólo los tumores de pulmón, sino muchos otros aumentan su incidencia en fumadores, como el cáncer cervical en la mujer. Si es Ud. un fumador sabe que su hábito es insalubre, e incluso siente en su propio cuerpo y psiquismo los efectos de este perjudicial hábito. ¿Por qué, entonces, no abandona el cigarrillo y recupera calidad de vida?.La siguiente información del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, podrá ayudar a personas que quieren dejar esta adicción. Los especialistas contestan los interrogantes más frecuentes con los argumentos más sólidos, que surgen de la investigación de las últimas décadas. Y la primera pregunta es:
¿Por qué debo dejar de fumar?
Usted vivirá más tiempo y se sentirá mejor. Dejar de fumar bajará el riesgo de padecer problemas cardio y cerebrovasculares o cáncer. Por otra parte, las personas con quien usted vive, especialmente los niños, serán más saludables. Si usted está embarazada, mejorará su probabilidad de dar a luz a un bebé sano. Y finalmente, usted podría ahorrar el dinero que antes gastaba para cigarrillos u otros productos similares. ¿Qué es lo primero que debo hacer una vez que he decidido dejar de fumar? Usted debe fijar una fecha en la cual va a dejar de fumar, el día en el cual se liberará de su hábito del tabaco. Entonces, considere visitar a su médico antes de esa fecha. Él puede proporcionarle consejos prácticos e información incluso sobre qué medicamento puede ayudarle a lograrlo.
RECURRIR AL DOCTOR
¿Qué medicamento será mejor para mí? Distintos medicamentos ayudan mejor a distintas personas. En los EUA, por ejemplo, Usted puede elegir entre cinco medicamentos actualmente aprobados por la Administración Federal de Alimentos y Drogas (el U.S. Food and Drug Administration): una píldora sin nicotina (bupropion SR), chicle de nicotina, un inhalador de nicotina, un rocío nasal de nicotina, y un parche de nicotina. El chicle y el parche están disponibles libremente en farmacias en casi todos los países. En cambio, para adquirir uno de los otros medicamentos habrá que pedir al médico una receta. Las buenas noticias son que los cinco productos se han mostrado efectivos en ayudar a fumadores motivados a dejar de fumar. Sin embargo, si su hábito está profundamente arraigado Ud. quizá necesitará apoyar esos paliativos con una terapia conductual. Un profesional de la Psicología podrá ayudarlo en poco tiempo. ¿Cómo me sentiré cuando deje de fumar? ¿Aumentaré de peso? Muchos fumadores ganan peso cuando dejan de fumar, pero por lo general aumentan menos de 10 libras, lo cual representa menos de 5 kilogramos. Siga una dieta saludable, permanezca activo, y no permita que el aumento de peso lo distraiga de su meta principal: dejar de fumar. Algunos de los medicamentos que lo pueden ayudar a dejar de fumar podrán, incluso, ayudarle a prevenir el aumento de peso. Consulte con el médico.
DETALLES QUE AYUDAN
Algunos de mis amigos y miembros de mi familia fuman. ¿Qué debo hacer cuando estoy con ellos? Explíqueles que usted está dejando de fumar y pida que le ayuden no fumando junto a usted y no dejando cigarrillos cerca suyo. ¿Qué puedo hacer cuando siento la necesidad de fumar? Hable con alguien, vaya a caminar, tome agua, o manténgase ocupado con alguna tarea. Reduzca su estrés tomando un baño caliente, haciendo ejercicio, o leyendo un libro. ¿Qué puedo hacer para cambiar mi rutina diaria, que incluye fumar un cigarrillo con mi desayuno? Al principio de su proceso de dejar de fumar, cambie su rutina. Desayune en un lugar distinto al que acostumbraba, y tome té en vez de café. Tome una ruta diferente a su trabajo, etc.Me gusta fumar cuando tomo una copa. ¿Tengo que dejar ambos? Es mejor evitar el consumo de alcohol por los primeros 3 meses después de dejar de fumar. El tomar alcohol reduce la chance de éxito. En cambio, el beber mucha agua y otras bebidas sin alcohol puede ayudarle. He intentado dejar de fumar en otras ocasiones y no he tenido éxito. ¿Qué puedo hacer? Recuerde que la mayoría de personas intentan dejar de fumar por lo menos 2 o 3 veces antes de tener éxito. Repase sus intentos pasados. Piense acerca de lo que trabajó -y lo que no trabajó- y trate de usar la mayoría de las estrategias exitosas otra vez.
¿Que debo hacer si necesito más ayuda?
Obtenga consejería individual, en grupo, o por teléfono. Cuanta más ayuda idónea se le brinde, mejor es su chance de dejar de fumar para siempre. Los hospitales públicos, centros de salud y diversas ONGs ofrecen varios programas contra el tabaquismo. También, hable con su médico u otro proveedor de cuidados de salud.

Wednesday, August 30, 2006

Evolución del organismo al dejar de fumar

Cambios que se producen en el organismo después del último cigarrillo:


Pasados 20 minutos La presión arterial se normaliza, el pulso se vuelve normal, la temperatura de pies y manos aumenta y se normaliza.

Después de 8 horas: La cantidad de monóxido de carbono en sangre disminuye a nivel normal, la cantidad de oxígeno en sangre retorna a los niveles habituales.

A las 24 horas: Disminuyen los riesgos de un infarto.

A las 48 horas: El sistema nervioso se adapta a la ausencia de nicotina, mejoran los sentidos del gusto y el olfato.

A las 72 horas: Los bronquios se relajan y mejora la respiración, aumenta la capacidad pulmonar.

Entre las 2 semanas y los 3 meses: Mejora la circulación, resulta mas fácil caminar, la función pulmonar aumenta hasta un 30 por ciento.

Dentro de los 3 a 9 meses: Disminuye la tos, la congestión, la fatiga y la falta de aire, las cilias reaparecen en los bronquios y los limpian, se reducen los riesgos de infecciones.

Al cumplirse un año: Disminuye un 50 por ciento el riesgo de enfermedades cardíacas.

A los 5 años: El riesgo de contraer enfermedades cardíacas es igual al de no fumador, disminuye un 50 por ciento el riesgo de contraer cancer de pulmón.

A los 10 años: El riesgo de contraer cancer de pulmón es igual al del no fumador, disminuye el riesgo de contraer otros canceres.




*Las sustancias tóxicas que ingresan al cuerpo cuando se fuma son basicamente tres. Notese que se debe considerar como fumador a la persona que activamente consume el cigarrillo como así también a la persona que fuma en forma pasiva. Nicotina: Alcaloide que induce la liberación de adrenalina, noradrenalina y dopamina, provocando taquicardia, hipertensión e intensa vasocontricción periférica. La nicotina es la responsable de la adicción del fumador al consumo del producto. Alquitran: Este componentes es el de mayor grado tóxico, y está conformado por más de 500 sustancias distintas. Es irritativo y cancerigeno. Monoxido de carbono: Gas asfixiante capaz de causar enfermedad y muerte por su capacidad de producir hipoxia grave. Aparece siempre que exista combustión incompleta de carbonos o productos que lo contienen.

*A través del humo, se incorporan los distintos elementos contenidos en el tabaco, provocando efectos nocivos en fibroblastos, células sanguineas e inflamatorias, en el sistema inmunitario celular y humoral. El calor producido por la combustión del cigarrillo tendrá contacto directo con la mucosa oral, provocando efectos nocivos sobre la misma, entre ellos, periodontitis, gingivitis, aumento de la pérdida de inserción, etcetera.

*La verificación de una relación causal entre el habito de fumar durante el embarazo y el trastorno de conducta en los hijos permitiría poner en marcha estrategias de prevención para aliviar tanto al paciente como a su familia y a la sociedad en general . Se considera que los jóvenes presentan trastornos de conducta si se embarcan en forma frecuente y persistente en una variedad de comportamientos antisociales serios. El trastorno de conducta se diferencia de la conducta delincuencial común en una variedad de comportamientos antisociales y en su severidad, persistencia y precocidad.

*El 53% de los adolescentes de secundarias capitalinas han fumado alguna vez un cigarro y otro 20% se considera fumador habitual, según un estudio de la Secretaría de Salud del GDF. El 62% aceptó que consumió su primer cigarro antes de los 13 años "por mera curiosidad" y un 53.2% reconoce haber experimentado con al menos una droga y 41.5% con una segunda.Esa investigación realizada en los primeros meses del año(01 de Mayo de 2005)estableció que a 61.8% de los estudiantes que compró cigarros en una tienda no les negaron su venta por la edad, lo que revela su fácil obtención y señala que el 6% de los adolescentes que fuman consumen seis o más cigarros diarios. Hoy se considera igual la proporción de nicotina ingerida entre mujeres y hombres. También, de cada 20 estudiantes de secundaria en el DF, 11 han probado tabaco o derivados y nueve nunca lo han usado. En cuanto a la adquisición de cigarros el 38.4% de ellos los compran en tiendas a pesar de las restricciones y 33% provienen de amigos.

*

El Tabaquismo

PORQUE DEJAR DE FUMAR?

El cigarrillo produce cáncer
Es el principal factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares
Destruye segura y progresivamente sus pulmones
Afecta la salud de todos los que nos rodean (tabaquismo pasivo)
Nos trae un problema económico de magnitud insospechada
Nos aisla socialmente y laboralmente (es una desventaja para encontrar amigos, amor o empleo)
Destruye la belleza femenina
Disminuye o elimina la actividad sexual (impotencia del fumador)
Dificulta o impide la práctica deportiva
Mejorará su autoestima
Se beneficiará con seguridad en alguna de estas situaciones



COMO DEJAR DE FUMAR?
Conociendo al enemigo (tóxicodependencia)
Resolviendo la Adicción
Resolviendo la Dependencia Psicosocial
Planilla para registrar los intentos de fumar en el día


*El fumar es la causa más frecuente de muertes que pueden evitarse. Según los últimos informes, cientos de miles de personas mueren anualmente de forma prematura debido al tabaco. Estudios recientes indican que la exposición al humo de los cigarrillos fumados por otra gente y otros productos del tabaco, producen al año la muerte de miles de personas que no fuman Pese a estas estadísticas y a numerosos avisos sobre los peligros de fumar, millones de adultos y adolescentes siguen fumando. De todos modos se están haciendo progresos: cada día son más las personas que dejan de fumar.

*La nicotina, uno de los ingredientes principales del tabaco, es un poderoso estimulante. Al cabo de unos segundos de inhalar una bocanada de humo, el fumador recibe una poderosa dosis de este componente en el cerebro. Esto hace que las glándulas adrenales viertan en la sangre adrenalina, lo cual acelera el ritmo cardiaco y aumenta la presión sanguínea. La nicotina está considerada como una sustancia más adictiva que otras drogas ilegales.

*Una de las conclusiones más recientes sobre el tabaquismo es que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Esto pues la disminución de los riesgos para la salud se experimenta a toda edad y ni bien se abandona el hábito. Los grupos de autoayuda y los tratamientos farmacológicos son buenos aliados.

*Es fundamental dar a los niños y jóvenes un mensaje contundente sobre la necesidad de abstenerse de fumar. Entre el 75% y el 90 % de los que fuman comenzaron a hacerlo antes de los 20 años de edad.90 % de ellos trataron de dejar de fumar sin lograrlo.Sólo el 2 al 3 % de los fumadores consigue dejar de fumar por año.Las chicas fuman porque creen que eso las mantiene en línea.El 80 % de los que fuman eventualmente prueban marihuana y están más propensos a probar cocaína.Las razones esgrimidas para fumar fueron:31 % porque fuman los amigos29 % por curiosidad15 % para sentirse a la moda.Los chicos y adolescentes se benefician más con programas comunitarios o escolares diseñados para ellos. No se debe olvidar que la mayoría de los adolescentes fumadores son adictos a la nicotina y no han podido despegarse del hábito.
La clave de las tabacaleras está en atrapar a los chicos cuando son jóvenes, para asegurarse un consumo prolongado períodos más prolongados de consumo por persona antes de que el tabaco eventualmente mate al individuo. Por eso vemos que se publicita en espectáculos deportivos.

*El humo de tabaco ambiental es una mezcla del humo proveniente del cigarrillo en combustión, de un cigarro o una pipa, y el humo exhalado por los pulmones de los fumadores.Esta mezcla contiene más de 4.000 sustancias, de las cuales 40 son cancerígenos conocidos.Se estima que 3.000 fumadores pasivos mueren anualmente de cáncer. Los niños y jóvenes cuyos padres fuman están entre los más afectados por exposición al humo ambiental. También están más propensos a tener tos, flemas, otitis y espasmo bronquial. Los chicos asmáticos están en mayor riesgo.

*Los fumadores pasivos son aquellas personas, que a pesar de no consumir tabaco, están en contacto directo con el humo del cigarrillo. A modo informativo, el humo de un cigarrillo emana dos veces más alquitrán y nicotina que lo inhalado por el fumador. Por ello el nivel de monóxido de carbono en la sangre de los no fumadores se eleva al compartir una habitación con fumadores. Por tanto teniendo en cuenta los efectos producidos en los fumadores propiamente dichos, los fumadores pasivos deben evitar seguir asumiendo esa posición.